Aunque tenga el orto negro me garché a mi empleada

1 min 11 sec | Categorías: Maduras , Sexo Anal
Descripción

La guacha de mi empleada doméstica tiene un culo bien redondo y goloso y lo sabe. La muy puta no para de mover de un lado a otro ese ojete y esta vez me agarró con la leche hasta la coronilla. Es por eso que esta vuelta no me aguanté y, aprovechando que mi jermu estaba haciendo el desayuno en la cocina, trabé la puerta de mi habitación donde estaba la empleada, y ahí nomás la tiré al piso y empecé a cogérmela. Tan fuerte me la garché, que con los pijazos que le di supongo que la trola va a quedar renga por unos cuantos días. Para asegurarme de que mi jermu no escuchara nada desde el otro lado de la pared, hasta le tuve que tapar la jeta a esta atorranta regalada.