Después de un tiempo de tenerle ganas, por fin desvirgué a la hija de mi patrón y le rompí bien la conchita apretada.

5:08 | Categorías: Poringa
Descripción

Mi patrón me pidió que pasara a cobrar la quincena por su casa y me aclaró que, como su hija adolescente iba a estar sola en la casa, le dejaría la plata a ella. Así fue como ni bien toqué el timbre y la pendeja me abrió la puerta, al toque la metí adentro con el pretexto de pasar al baño y cuando la minita entró conmigo, la agarré bien fuerte de las caderas y le dije que ese día se convertiría en toda una hembra en celo. Enseguida la llevé hasta su habitación y, como sabía que tenía todo el tiempo del mundo por delante para divertirme de lo lindo con esa putita, me tomé mi tiempo para ir dilatándole la conchita de a poco, para que se mojara bien antes de enterrarle mi pija adentro.