Espié a mi tía cuando salió de ducharse y la poronga me quedó dura como una piedra.
⇓ DESCARGAR VIDEO
362 views
| REPORTAR
Espié a mi tía cuando salió de ducharse y la poronga me quedó dura como una piedra.

Mi tía se fue a dar una ducha y cuando salió no tuvo mejor idea que dejar un poco entornada la puerta de la habitación de mis viejos, donde se estaba por vestir. Enseguida me puse a mirar a la veterana calentona que está más buena que comer pollo con la mano. Pude sentir cómo la pija se me iba poniendo cada vez más dura hasta que por fin me animé y entré al cuarto para hacer lo que realmente tenía ganas que era empomarse a la madura de una buena vez por todas. La verdad es que al principio no quiso saber nada, pero al final, una chota dura pudo convencer a la putona de mi tía de abrirse de gambas.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed