Me garché bien fuerte a la pendeja putita de mi hermana

2:47 168 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…
Descripción

La trola de mi hermanita llegó re tarde a casa, después de haber ido a bailar con las putas de las amigas. Hasta ahí no me molestó la cosa salvo porque, como vino tan en pedo después de haberse tomado hasta el agua de los floreros, la minita no tuvo mejor idea que entrar a mi habitación y despertarme. Tanto me enojé con ella por estar densa, que decidí enseñarle por las malas a no romperme las pelotas cuando duermo. Es así que ahí nomás me tiré encima de la zorrita y le saqué el vestido apretado que llevaba puesto. Cuando la dejé en bolas, sin mediar palabra, me la empecé a empomar tan duro por la concha, que la atorranta apenas podía respirar de lo mucho que le dolía.