Mi cuñada es una conchuda calentona que me recibió en su casa con unos buenos amargos y una garchada para el recuerdo.

19:41 162 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Fui hasta la casa de mi cuñada a pedido de mi jermu. La flaca hace unos días que fue abandonada por el marido y no para de llorar como una Magdalena. Cuando llegué a la casa me dispuse a tomar unos mates pero al toque me di cuenta que no me quedaba otra para levantarle el ánimo a esta yegua que cogiéndomela de una buena vez. Es así que me la llevé derechito para el cuarto y cuando llegamos la acomodé con toda la delicadeza sobre la cama, haciendo de cuenta que me compadecía de lo mal que la estaba pasando. Claramente terminé garchándome a la conchuda por esa concha necesitaba de un buen pedazo de carne y listo el pollo, mi cuñada de nuevo feliz.