No hay cosa que me ponga más dura la pija que escuchar a la puta de mi jermu gimiendo como una perra en celo después de tener un flor de orgasmo.

10:26 121 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Descripción

La atorranta de mi jermu sabe bien cómo calentarme la pava y es por eso que me encanta hacerle el orto cada vez que pinta. La trola se la pasa buscándome durante la semana y sabe que cuando menos se lo espera es cuando me tiro de cabeza para cogérmela de una buena vez. Esta vuelta esperé a que estuviera desprevenida para darle la sorpresa de garchármela por el orto bien despacio, como tanto a ella le gusta, cosa de llegar hasta el fondo de ese ojete hermoso y ver cómo el hoyo se le va dilatando de a poco con cada pijazo que le pego a la conchuda calentona.