Tan caliente estaba esta mañana que ni esperé a que la puta de mi jermu se mojara y me la cogí en seco.

152 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Me desperté con la pija parada, después de una noche de esas que evidentemente calientan a uno algún que otro sueño que por la mañana no recordamos. Por suerte para mí la putona de mi jermu seguía dormida así que ni me esforcé en despertarla sino que directamente me acerqué bien despacio hacia ella, para no mover mucho la cama, y de una le metí hasta el fondo de la argolla toda mi poronga que estaba dura como una piedra. Ni mojada ni nada, así en seco me la empecé a coger cuando la turra se levantó de golpe de lo apretada que tenía la concha y no paró de gemir como una yegua alzada de lo que le estaba doliendo.